Ir al contenido principal

TARRO-LIBROS 2021: Lecturas en femenino

Hoy es el día en el que se reivindica los derechos de la mujer. Y no quiero centrarlo en la lucha por la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. Una lucha abierta y en la que se encuentra la gran parte de las mujeres de occidente, sino quiero centrarme en las injusticias sociales, culturales vinculadas a tradiciones ancladas en creencias ancestrales inamovibles en un mundo en constante evolución y las precariedades económicas por la falta de oportunidades que sufren muchas mujeres. Problemas comunes que padecen mujeres de todo el planeta y que las llevan a una vida carente de derechos y de libertades. La ablación, la trata de blancas, la falta de libertad son algunos de los problemas existentes hoy día y que llevan desde hace siglos siendo la vergüenza de la humanidad.

En el grupo de Facebook Tarro-Libros 2021 celebramos el Día Internacional de la Mujer sin aglomeraciones y evitando contribuir al crecimiento de contagios de la COVID. Y lo hacemos de una manera original. Su administradora Carmen Forján nos propuso celebrar este día con una actividad lectora que consistía en elegir un personaje de ficción femenino que nos haya marcado en cierta medida, ya sea porque nos gustó, nos impresionó o por cualquier otra razón. Me ha sido difícil elegir uno. Pero al final, he escogido uno de mis orígenes lectores. 

En mi adolescencia y juventud me dio por leer casi en exclusividad a Isabel Allende y a Gabriel García Márquez. Pues bien, las protagonistas de Allende me dejaron siempre algo grabado. En conjunto, el mensaje era casi siempre el mismo, la mujer si quiere ser libre ha de poder auto mantenerse y para ello es importante que tenga un oficio. Así que para este acto virtual del Día Internacional de la Mujer he escogido a la protagonista de "Hija de la Fortuna" de Isabel Allende, Eliza Sommers.

¿Por qué he elegido a Eliza Sommers? Por muchas razones. La principal es que su viaje iniciático de principio a fin fue motivado por amor y ante las vicisitudes que encontró en su camino luchó sin perder el honor y descubrió algo que desconocía en toda su amplitud, la libertad. Con la dignidad tuvo que lidiar, escondiéndose tras un disfraz de hombre para poder trabajar, como ayudante de médico y pianista, y para moverse libremente en el Estados Unidos salvaje y carente de mujeres de mediados del siglo XIX,  que lo convertía en un territorio muy peligroso para una mujer sola. 

Otro motivo por el que he elegido esta novela y a esta protagonista es porque a pesar de los momentos duros que viven algunos de sus protagonistas, en la historia siempre hay un rayo de esperanza y una voluntad positiva, todo tiene solución. O casi todo. Es un libro que emana positividad y energía.

Estamos en una novela que se desarrolla entre los años 1843 y 1853. Así que hay cosas que se tienen que mirar a través de ese contexto cronológico. No obstante, la historia que nos cuenta Allende sigue revelando problemas que hoy día siguen de actualidad, como la trata de blancas. En este caso la autora nos habla de las sing song girls niñas y adolescentes que eran vendidas en la China del s. XIX como chicas de compañía. Muchas fueron llevadas a la costa oeste de Estados Unidos para ser esclavas sexuales.

Volviendo a mi protagonista. Como os explicaba, Eliza Sommers abandonó la casa de la familia de comerciantes ingleses que la acogió en búsqueda de su primer gran amor, Joaquín Andieta. Un peón contratado por la empresa familiar. Y lo hizo embarazada. Pero el motivo de su viaje no era librar a su familia adoptiva de la deshonra o de la vergüenza. Ella estaba enamorada y lo que opinaran los demás le daba igual. Ella sólo sabía que quería reunirse con su amor. No huía, sino iba en busca de su destino. El que ella quería. O creía querer.

"-Dame tu bendición, mamita. Tengo que ir a California a buscar a Joaquín - le pidió.

-¿Pero cómo te va a ir sola y preñada! -exclamó la mujer con horror.

-Si no me ayudas, lo haré igual.

- ¡Le voy a decir todo a Mis Rose!

-Si lo haces, me mato. Y después vendré a penarte por el resto de tus noches. Te lo juro -replicó la muchacha con feroz determinación." (Pág. 159)

Hay que decir que Joaquín Andieta no marchó de Chile sin una razón de peso. Él desconocía que Eliza estaba embarazada y, por tanto, no huía de esa responsabilidad. Él decidió ir a California movido por la fiebre del oro y con el objetivo de sacar a su madre de la pobreza y darle una vida digna. Un motivo muy elogiable que contribuyó más a la idealización del amor y admiración que sentía Eliza por Joaquín. Pero tiempo al tiempo. Y ya descubrirá Eliza que fue de él. No os lo voy a descubrir, por si queréis leer la novela.

En el viaje de Eliza a California se cruzó alguien entrañable, Tao Chi'en. Y lo siento por vosotros lectores, de él no os voy a hablar porque hoy nos centramos en la mujer, en nuestra protagonista Eliza. Pero os diré una cosa, Tao Chi'en es el ejemplo que existen hombres maravillosos y que contribuyen a que la vida sea bella y a que la esperanza exista. La bondad existe y no entiende de géneros. Tao tampoco tuvo una vida fácil. Y lo dejo aquí.

La verdad es que "Hija de la fortuna" es una novela entrañable. Y ahora volviéndola a ojear me entran ganas de releerla. Encontramos mujeres importantes que influirán en la vida de Eliza como Mama Fresia que será su contacto con la tierra.

En este crecimiento personal de Eliza, en el que vive experiencias muy duras que incluso casi le cuestan la vida, descubre algo irrenunciable y fundamental que debería disfrutar todo ser humano, la libertad.

" Se enamoró de la libertad. Había vivido entre cuatro paredes en casa de los Sommers, en un ambiente inmutable, donde el tiempo rodaba en círculos y la línea del horizonte apenas se vislumbraba a través de atormentadas ventanas; creció en la armadura impenetrable de las buenas maneras y las convenciones, entrenada desde siempre para complacer y servir, limitada por el corsé, las rutinas, las normas sociales y el temor. El miedo había sido su compañero: miedo a Dios y su impredecible justicia, a la autoridad, a sus padres adoptivos, a la enfermedad y la maledicencia, a lo desconocido y lo diferente, a salir de la protección de la casa y enfrentar los peligros de la calle; miedo de su propia fragilidad femenina, la deshonra y la verdad. La suya había sido una realidad almibarada, hecha de omisiones, silencios corteses, secretos bien guardados, orden y disciplina. Su aspiración había sido la virtud, pero ahora dudaba del significado de esa palabra. Al entregarse a Joaquín Andieta en el cuarto de los armarios había cometido una falta irreparable a los ojos del mundo, pero ante los suyos el amor todo lo justificaba. No sabía qué había perdido o ganado en esa pasión. Salió de Chile con el propósito de encontrar a su amante y convertirse en su esclava para siempre, creyendo que así apagaría la sed de sumisión y el anhelo recóndito de posesión, pero ya no se sentía capaz a renunciar a esas alas nuevas que comenzaban a crecerle en los hombros". (Pág. 296)

Eliza alcanza la libertad plena cuando se da cuenta que el motor que la llevó a salir de su casa, no era el mismo motor de su vida, era un espejismo. Descubrió que durante esos años de búsqueda había sido prisionera de una ilusión. Y que el amor real la había acompañado en gran parte de ese viaje a la madurez sin ser ella consciente. Estaba cegada por conseguir un objetivo cuyos motivos se habían ido desvaneciendo por el camino. Y tras encontrar lo que tanto había buscado, se liberó de su propia prisión emocional.

"-¿Era él? -preguntó Tao Chi'en.

-Ya estoy libre...-replicó ella sin soltarle la mano." (Pág. 429)

Eliza consiguió un derecho fundamental que hoy día sigue siendo inalcanzable para algunas mujeres. La libertad. Libertad para decidir su destino. Pero esta libertad no sirve de nada, si no viene acompañada de otros derechos fundamentales como son los laborales y los sociales. Que el simple hecho de nacer mujer no sea un obstáculo para vivir una vida plena en libertad. Ésta creo que debería ser la cúspide a alcanzar. Y hay mucho camino todavía por recorrer para llegar completamente a ella en conjunto, como humanidad.

Fuente de la imagen y de los extractos:
Allende, Isabel (2002). Hija de la Fortuna. Barcelona: Editorial Planeta DeAgostini, S.A.

Novelas de Isabel Allende reseñadas en el blog:

Comentarios

  1. Maravillosa novela que he leído tres junto a las otras dos de la trilogía, Retrato en sepia y La casa de los espíritus. Eso, después de haber leído La casa de los espíritus antes de que se publicaran las otras dos.
    Estuve tentada, para esta iniciativa, a hablar de Clara, clarividente.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hola, la leí hace años y es una de mis novelas favoritas de la autora. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado recordar a Eliza Sommers con tu reseña, Lourdes. Y es que con La hija de la fortuna conocí a Isabel Allende, que fue durante años mi escritora favorita. Después de esta lectura, leí todo lo que caía de la autora en mis manos. Años después nos separamos amistosamente, y es que la autora no me parece la misma de antes, aunque probablemente yo tampoco lo sea. Pero me ha gustado mucho recordar esta lectura a través de tus palabras.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Una iniciativa fantástica. No me he enterado que llevo unos días desaparecida. Esta novela de Allende no la he leído aún, pero voy a tener que hacerle hueco.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas Populares

Arsène Lupin, Gentleman-Cambrioleur

V Edición "Nos gustan los clásicos"

Silas Marner